El puente de madera de Bad Säckingen:

Sie verwendeten einen veralteten Browser. Bitte führen Sie für ein besseres Surf-Erlebnis ein Upgrade aus.
JavaScript scheint momentan in Ihren Browsereinstellungen deaktiviert zu sein.
Bitte nehmen Sie eine Änderung dieser Einstellung vor und laden Sie die Webseite neu, um deren volle Funktionalität zu ermöglichen.
Daten laden
Daten laden

Hauptbereich

Experiencia sin límites

Quienquiera que entre por primera vez en él, puede esperar que cruja, por lo menos de manera audible. Después de todo, tiene más de 400 años de edad. Pero el puente de madera de Bad Säckingen se mantiene estóico. Con sus seis soportes de piedra aguanta toda la afluencia de visitantes así como las inclemencias del tiempo. Está muy orgulloso de ser el puente de madera cubierto más largo de Europa. Y también de ser el monumento más fotografiado de la ciudad. No solo los más pequeños se divierten parados en medio del puente en la línea blanca que separa a los dos países al mismo tiempo.

¿Quién no querría perderse esa oportunidad? En su honor cada dos años en la plaza de la catedral se celebra el festival tradicional del puente. Y en la víspera de Año Nuevo, se da la bienvenida al Año Nuevo en ambos lados del Rin. El puente, los fuegos artificiales, los reflejos sobre el Rin: Estos son, sin duda, momentos muy románticos. Durante las guerras, los suministros se llevaban secretamente a través del puente de Suiza a Alemania, y se llevaron a cabo acuerdos secretos en el puente. Así que se convirtió en lo que representa actualmente: Une a la gente, incluso después de muchos cientos de años.

Consejo

Disfrute de la vista más hermosa del monumento de la ciudad desde la torre Diebs. Desde lo alto se puede admirar el puente de madera en toda su longitud y, a través de las copas de los árboles, se pueden ver las dos torres de la catedral de San Fridolin.

Bad Säckingen: Una pequeña perla de ciudad

No son grandes, están parcialmente ocultas en mitad de hermosos paisajes naturales y, sin embargo, tienen un brillo muy especial: las perlas de Baden-Wuerttemberg. En calles históricas y en mercados pintorescos, puede descubrir tesoros muy especiales: tiendas variadas y únicas, una variada oferta gastronómica, así como numerosos eventos que seguramente le encantarán. Bad Säckingen es una de estas pequeñas perlas de ciudad.